Tenencia responsable

Tenencia responsable

La Tenencia responsable es el conjunto de obligaciones que adquiere una persona o familia cuando decide adoptar una mascota. Su objetivo es asegurarle al animal una adecuada provisión de alimentos, vivienda, afecto, atención de la salud y buen trato durante toda su vida. Esto incluye además evitar potenciales riesgos que pueda generar el animal a la población, otros animales y al ambiente.

¿Desde dónde podemos fomentarlo?

Las acciones comunitarias y la promoción desde los organismos del Estado, centros de zoonosis, las instituciones educativas, organizaciones y ONG´s, son el camino para comenzar a solucionar la problemática de las poblaciones caninas urbanas y resguardar el bienestar de los animales.

¿Cuál es el marco legal vigente en la Argentina?

Decreto 1088/2011 “Programa Nacional de Tenencia Responsable y Sanidad de Perros y Gatos ”Bs As 19/07/11 Gob. Nacional y el Ministerio de Salud.

Ley Provincial 14107

A nivel local se aprobó en el año 2017 la Ordenanza 4694/17

 

¿Cómo lo hacemos?

  • Castración gratuita, masiva y abarcativa
  • No Eutanasia
  • No al maltrato animal
  • Campañas de vacunación antirrábica
  • Campañas de Desparasitación

Consejos generales para ser un dueño responsable

Visita al veterinario
Lo primero que tienes que hacer con tu mascota, es ir al veterinario. Presta mucha atención a todo lo que dice. Te dará consejos sobre su alimentación, desparasitación y cuidados en general. Además de comprobar su estado de salud. Seguramente tu perro o gato terminará odiando esas visitas pero para nosotros son buenas y obligatorias.

Vacunas
Lo primero que debes saber, es que si el animal no está vacunado no puede entrar en contacto con otros animales ni con el exterior durante los dos primeros meses de vida. El plan de vacunación variará en función de la raza, estado inmunológico y estilo de vida. Lo diseñará nuestro veterinario y podrás comprobar lo beneficiosas que resultan para evitar enfermedades como: parvovirosis, moquillo o hepatitis canina en el caso de los perros y otras como calicivirus, panleucopenia, rinotraqueítis en el caso de los gatitos.

Parásitos
Los gatos y perros deben tratarse contra parásitos internos cada 3 meses, y muy especialmente cuando son cachorros y antes de vacunarse. También existen parásitos externos, como pulgas y garrapatas que se erradican utilizando productos apropiados. Será mejor que lo consultes con el veterinario. Así tendremos a nuestro amigo limpio por dentro y por fuera.

Esterilización
La esterilización es una práctica recomendada. En el caso de los machos, la castración disminuyen las peleas con otros perros, las fugas de casa, incluso tendencias como marcar con orina o montar. En el caso de las hembras te tranquilizará saber que la esterilización elimina el celo, la posibilidad de pseudogestación, reduce la incidencia de tumores de mama, así como los maullidos y otras conductas propias del celo. Esta operación no provoca cambios de humor en el animal y resulta ser muy común y sin riesgos. Consulta con tu veterinario sobre las mejores fechas para realizarla y recuerda que un perro y un gato esterilizado evita camadas no deseadas que en nuestra ciudad supone un gran porcentaje de los animales que han sido abandonados.

Escoge una alimentación adecuada
La alimentación también es muy importante. Para ello, escoge un alimento de alta calidad que promueva la salud y el bienestar de tu amiguito. Y no olvides que se debe ajustar a la edad de tu mascota. No dejes que tu cachorro se alimente con comida para adultos y le tendrás que racionar la comida durante tres veces al día, de adulto bastará con dos o una vez al día. Los gatos al contrario que los perros saben racionar la comida bastante bien. Importante, no alimentes a tu mascota en el piso o la tierra, usa un cuenco o plato especial para tu mascota, evitaras malestares estomacales o enfermedades infecciosas.

Mantén su bebedero con agua fresca
Recuerda siempre tener agua fresca a su disposición, un cuenco de agua dulce es vital para la buena salud de tu mascota. Por lo que siempre debes mantener su plato lleno de agua, especialmente en los meses más calurosos.

Evita las pulgas
Estos molestos insectos pueden hacer que tu mascota se sienta realmente molesta. Además de que causan alergias y transmiten enfermedades.

Aprende a detectar enfermedades
A menudo, puedes pensar que tu mascota no se siente bien y una rápida visita al veterinario te ayudará a confirmar que algo no marcha correctamente. Algunos síntomas son: pérdida de apetito, rechazo del agua, disminución o aumento súbito de peso, lentitud o rechazo a jugar, micciones frecuentes o escasas, heces con sangre o blandas, vómitos, salivación excesiva o respiración irregular.

 

Consejos para dueños de perros

  • Presta atención a su salud
  • La esterilización o castración son una buena opción para preservar la salud de tu perro. Llevan vidas más largas y saludables y además evitas la sobrepoblación de animales.
  • Tu perro debe estar delgado
  • No le des sobras de comida y mantén su rutina regular de ejercicios.
  • Alejar cualquier elemento tóxico de su alcance y no mediques a tu perro con remedios que suelen prescribirse a los humanos.
  • Todos los días juega con tu perro
  • Realiza una dinámica de juegos. Te sorprenderás cómo puede cambiar tu ánimo y, claro, también el de tu perro.
  • Además cumple con los paseos diarios. Es muy importante que lo hagas. Tu perro necesita gastar toda la energía acumulada y que mejor que hacerlo en alguna caminata.
  • Si tienes la posibilidad también, puedes llevar a tu perro de viaje contigo. Al campo, al parque, a otra ciudad o cualquier lugar alejado de la ciudad, puede ser una buena opción para que tu mascota cambie de aire.
  • Deja que explore su sentido del olfato
  • Los perros aman oler todo lo que está a su alrededor. Por medio del olfato, descubren su universo mediato.
  • Lleva a tu perro a un parque, un campo abierto o a su sendero favorito y deja que pueda olfatear todos los nuevos aromas. Puedes combinar esa actividad con algún juego.
  • Procura que mastique
  • Cuando los perros mastican reducen su estrés. Además ayuda a que sus ladridos disminuyan. Proporciona a tu perro juguetes para masticar que sean seguros y que permitan satisfacer sus instintos.
  • Horario para sus necesidades
  • Establece una rutina regular de alimentación; sácalo de paseo con frecuencia para que haga sus necesidades, especialmente cuando se despierte. Si le ves caminar en círculos o gimiendo cerca de la puerta, son signos seguros de que necesita salir al exterior rápidamente.
  • Entrénalo
  • A nadie le gusta un perro desobediente e incontrolado, por lo que al adoptarlo puedes iniciar con su entrenamiento. Una de las primeras cosas que deberás hacer es que reconozca su nombre. Utilízalo con tanta frecuencia como puedas para llamar su atención: cuando le felicites y cuando le das de comer.